Mi                                          Si7
1. El banquete ya está listo acerquémonos con fe,
                                                 Mi
nos invita el mismo Cristo a comer de su «con qué».
                                  Mi7             La
Qué linda se ve la mesa con su blanco y gran mantel,
  Fa#m                   Mi   Si7                     Mi
y sobre ella el pan sabroso que alimenta al hombre fiel.
  Fa#m             Mi   Si7                Mi
Con el vino generoso que brindamos con Usted.

 Mi7                  La                         Mi
/Hoy, Señor, tenemos hambre de trabajo, techo y pan;
                     Si7                    Mi
danos ya tu cuerpo y sangre. Danos solidaridad./

2. Quien acepta el pan y el vino, acepta la comunión
con la lucha y el camino de Jesús en su pasión.
Ofrendar también su vida en generosa oblación,
darse entero y sin medida en cada paso y acción,
con el pueblo que camina hacia su liberación.

3. Este gesto generoso te agradecemos, Señor,
es misterio tan hermoso tu sacrificio de amor;
al darte como comida en el duro caminar
de tu pueblo tan hambriento, que lucha por mejorar
sus condiciones de vida y la miseria derrotar.

4. Al comer tu Cuerpo y Sangre vive la comunidad,
para seguir adelante cumpliendo tu voluntad:
de repartir entre todos los bienes de la creación,
siendo ejemplo, entre los lobos, de justicia y comunión,
siendo ejemplo, entre los lobos, de la gran liberación.